Rincón abierto a los amantes de la naturaleza, la caza y la literatura venatoria.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Y sonó la caracola



El eco de la voz de un rehalero se desliza en el pasto y se funde entre jaras, piedras y chaparros, entra serenamente por los oídos y ahí queda y no puede salir haciéndose nuestro eternamente. 

El mismo sonido hecho canto, coro divino el de un valeroso perro que con su tesón levanta al cochino de su encame y con su dicha lo conduce hacia la gloria del montero.

Ese guarro que rompe monte y en su trayecto se revuelve, embiste, derriba y continúa su viaje, se pierde en la maraña de la umbría agitando aún más el corazón del cazador de cañón enfilado, de brazos convulsos por el tiempo que se diluye.

Y cada vez más cercana se hace la estrépita serenata provocada por los podencos, paterneros y grifones cosidos al trasero del macareno. Cruje la sierra ante tal desorden, la sacudida de la hilera de matojos se aproxima en dirección al puesto, ya está aquí se asoma… esta vez sonó la flauta en melodía de caracola, inconfesable emoción,  idéntica a la que sentimos en la entrega de estos premios, cuando el nombre de Pasión Montera se hizo se hizo eco en el panorama montero nacional. 

¡Viva la caza!


2 comentarios:

Rafa dijo...

Biennnnnnn 👌 👌 👌

Nikolay Sal dijo...

very good put up, i definitely love this website, keep on it casino real money