Rincón abierto a los amantes de la naturaleza, la caza y la literatura venatoria.

lunes, 10 de septiembre de 2012

OLOR A SIERRA


Hace ahora dos años publicaba la entrada que literalmente vuelvo a reproducir:

"Avanzan pausados los días, recién salidos de un sofocante e inusual agosto, aún queda lejano el ansiado comienzo de temporada, sentado en el sillón del salón, sin querer, cierro los ojos, tras unos minutos de absorto trance,  abro una puerta a la que lentamente me asomo... un insolente soplido de aire frío se desliza por mi rostro, cruzo el vano y me adentro en las álgidas mañanas serreñas, al caminar percibo el chasquido de mis botas al aplastar el pasto cristalizado por la helada, un soniquete que delata mi presencia y se funde con la sinfonía alborozada de un pajarillo que, con cortos vuelos, visita las inmóviles encinas de la dehesa, las mismas que año tras año divisan un rosario de vehículos que se dirigen hacia ellas.

Los primeros rayos de sol hacen que el vaho que libera la helada se mimetice con el humo de la lumbre en la que se arremolinan los monteros, mientras camino hacia ella, mi relente nariz revela el inconfundible olor a unas ricas migas mañaneras, nada mejor para calentar el cuerpo, arrimado a la candela entre saludos y tertulia con los amigos.

Una imponente voz que rebasa el murmullo de la concurrencia, me pone en aviso de la  salida de las armadas, el camino hacia el puesto es sinuoso, con precaución franqueo un arroyo transitado por límpidas aguas que tornan crecidas por las copiosas lluvias de hogaño. Observo minuciosamente los contornos del puesto, la reses deben colarse  por una vereda bien definida "pecho enfrente", una ladra hace ponerme al acecho, en un santiamén percibo la majestuosa y elegante silueta  de un magnífico venado... al unísono mi hijo mueve el sillón ligeramente y me pregunta - ¿Papá porqué no me contestas cuando te hablo?
- Hijo, es que estaba viendo un venado muy bueno.
- Ah! bueno, ya se lo que te pasa, tranquilo que ya queda poco..."

Este año he querido, conscientemente, estar un poco al margen de la caza, pero el olor a sierra me está llegando a través de otros medios, más tecnológicos e insipidos, con el hervidero publicitario de las monterías que se cuecen en las redes sociales, aunque hogaño las tornas han cambiado, ni las lluvias han sido copiososas, ni queda mucho, ni poco, en realidad no se ni lo que me queda.

Cuando la justicia se vuelve injusta y cuando se viola la libertad de las personas, solo queda esperar. Siempre he dicho que la montería empieza cuando suena el despertador y termina cuando regresas casa, unas doce horas, de las cuales solo tres aproximadamente estás con el rifle, tampoco es tanto tiempo, digo yo. Ahora toca disfrutar de la montería como siempre y del puesto desde una perspectiva distinta, más serena, con menos nervios y menos trastos, pero con la misma ilusión, deleitandome más y mejor de los lances de los amigos, de los éxitos de estos, del cazar de los perros, de la carrera de las reses rompiendo sierra...

De igual modo reproduzco un extracto de lo que escribía el pasado año después de una montería de Monteros de Tradición.

" Igualmente y al unísono la alegría se ha apoderado de mi al poder ir por primera vez con mi hijo de montería, al escuchar y responder sus muchas preguntas en relación con la caza, al oir las palabras que salieron de su boca cuando disparé y vio desplomarse un venado a la carrera, al avisarme que por el testero estaban entrando las reses, al verlo en la junta de carnes de un lado para otro, como loco, tocando las cuernas de los venados, al observar su cara de felicidad cuando llegaban los remolques, al enseñarle de como se tiene que estar en el puesto, de donde se puede y no se puede tirar y al darme cuenta de que se ha envenenado con la montería."

A mi me pueden mandar a tomar... fanta, se disfrutar de la montería de muchas otras formas, he querido concienzarme y creo que lo he conseguido que el hecho de llevar un rifle, en estos momentos es algo superfluo, pero por lo que más lo siento es por ese niño que tanto disfrutó con su padre la temporada pasada. 




11 comentarios:

Javier Robles Chocano dijo...

Me gustan especialmente las reflexiones que has hecho. Estoy seguro que de una manera o de otra volverás a disfrutar la montería durante esta nueva temporada. Ánimo montero.

MGLEZ. dijo...

Eduardo, poniendonos en lo peor de lo peor, ese niño podrá ponerse con cualquiera de nosotros, las veces que quiera y cuando quiera. Al fin y al cabo tambien somos sus padres Monteros. Un abrazo y suerte.

Rafa dijo...

El google este a veces te toca un poco los... a la hora de publicar comentarios, igual que se los han tocado a Eduardo con las denuncias. Pero no te preocupes amigo, como dice Manolo, Edu Jr. y tu teneis candidatos de sobra para compartir puesto este año. Desde aqui, y seguro que con el benplácito del Tirantes, te ofrezco el nuestro cuando quieras.

Un abrazo amigo.

Picatoste dijo...

Un gran abrazo para padre e hijo. Os echaré de menos en las juntas. Igualmente me ofrezco para llevar al pequeño donde haga falta.
Saludos.

JMOR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JMOR dijo...

Di que no Edu grande. Quien te quiera arrendar al Edu chico que pague una renta por postura para compensar posibles perjuicios. Mira que luego te lo devuelven con resabios (Como podría ser el caso del MGlez., Rafa y Picatoste). O lo que es peor (Como podría ser en mi caso), el chiquillo va y aprende que las reses ruedan al primer tiro y no a la caja balas, como él tiene visto y aprendido hasta la presente.

Rafa dijo...

Jejejejeje... es malo, pero malo malo el Tirantes...

Anónimo dijo...

Buen comentario amigo Eduardo.
No te preocupes que estoy seguro de que este año disfrutaremos de otra forma, pero disfrutar seguro que lo hacemos. Te podran quitar el rifle, la licencia, el permiso de armas, pero jamas, jamas te podran arrebatar la ilusion, la aficion y menos aun el disfrute de la caza, porque lo que si puedes estar seguro que este año vamos a disfrutar de lo lindo tu, yo y tu hijo.
Tu sabes que yo solo en un puesto se me hace eterno, asi que me encantaria que me hicieras compañia en esos dias helados de Noviembre.
Tienes la obligacion y el deber de cuidar a tu collera de monterias tanto si llevas rifle como sino, jejejejeje.
Un abrazo compañero, ya veras como esto se pasa pronto.

Antonio Jose Linares

Anónimo dijo...

Edu, efectivamente, ten cuidao con quién dejas al chiquillo. (escucha en voz baja: Resulta que el otro día tras media ráfaga de balas, siete cartuchos recortaos y algún que otro plomazo, al final parece ser que le dieron al cochino. En el rastro se pusierón de inmediato dos afamados monteros, teniendo a medio pueblo en vilo con sus pesquisas. Aún lo andan buscando todavía por medio término ¡y lo que no saben es que el marrano lo tiene hecho chorizos su amigo Delicado¡)
Un abrazo a todos, nos vemos en la sierra.
S.V.

Rafa dijo...

Con lo buena persona que era el Santi... Como se le van notando las juntas con el de los tirantes. Menos mal que yo ni lo vi, ni le tiré. Menos mal que le tiró un chavalillo cuando estaba puesto de conejos, y que yo me limité a seguir los rastros y dar conj la sangre hasta que el marrano llegó a Guarromán. Menos mal... si no, pa´que quiero más...

caceria deportiva dijo...

bueno se ve que este niño tiene alma de montero! felicitaciones!