Rincón abierto a los amantes de la naturaleza, la caza y la literatura venatoria.

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL TRES DE LAS MORILLAS.

 

La espesa niebla y el mal tiempo no ha querido que pudiese disfrutar a fondo de los encantos que guarda esta preciosa finca cordobesa, La Onza de Gil, aunque bien pasado el medio día esta densa niebla ha decido ser generosa a ratos y cuando se ha atrevido a encaramarse y huir hacia las partes altas, me ha obsequiado con un magnífico regalo. 

En ese mismo momento mis ojos, sumidos en una total ceguera, despiertan y de que manera, con el jai, jai lejano de un perro agudizo mis sentidos, descubro la  lejana carrera de un marrano que frente a mi puesto cruza raudo rompiendo monte, no logro clavarlo en el visor, lo espero en un clarete de no más de cinco metros de ancho y  ahí, a larga distancia, le envío un lejano recado que, aunque queda trasero, es suficiente para que el guarro ruede piedras abajo. El perro que lo seguía parece haber perdido su rastro, sin poderlo ver lo oigo patalear un rato hasta que la sierra se funde en solemne silencio, solo roto por el sonido que produce las gotas de agua que resbalan de una rama e incesantemente golpean sobre mi morral.

Han pasado ya unos minutos y vuelven a rodar piedras, de nuevo  lo veo asomar tras una chaparra, ahora el mutilado de guerra, veterano curtido en mil batallas, me enseña  la cabeza y parte de su avezado cuerpo,  calculo que unos cincuenta metros más abajo de donde realicé el primer disparo, por segunda vez aprieto con rabia el gatillo, le remito una segunda misiva  y lo vuelvo a perder. 

Seguidamente se oye una ladra de parada, la voz ronca y seca del perro surte efecto y acuden en su ayuda sus incansables compañeros de rehala, ocho o nueve valientes que lo agarran. Veloz, empiezo a ascender pecho arriba, a la misma vez que intento desenfundar el cuchillo, no sin dificultades debido a mis  temblorosas y por efecto de la lluvia mojadas manos, mientras avanzo el cochino chilla, se queja, protesta, se resiste a morir.

Cuando llego, casi sin aire, el viejo solitario me muestra sus defensas, no lo puedo creer, llevo  tanto tiempo soñando con este momento..., es entonces cuando mi corazón, colmado de emoción y júbilo comienza con intensidad a palpitar, casi se me sale por la boca, las afiladas navajas no permiten demoras, me aseguro de que está bien sujeto e inmóvil y entrado  tras él, energicamente, sin dudarlo un segundo, enhebro el cuchillo en su torso, lo agito con vigor, suspira, llora de rabia,  pierde su furor, se desploma y deja de respirar, el alboroto se torna calma, su último bufido se diluye en La Onza, en su Onza y que ahora también es mía....










12 comentarios:

JMOR dijo...

Te lo mereces... Te merecía.

JUAN EUGENIO ORTEGA dijo...

Todos disfrutamos de tu éxito. Dos tiros y el entrar al remate son recuerdos para toda la vida.

En cuanto pueda te paso las fotos.

Anónimo dijo...

Eduardo, me alegro e ese buen marrano. Tengo la impresión de que va a darte la sorpresa con lo que tiene dentro.

Un saludo

ALMOGA

Javier Robles Chocano dijo...

Enhorabuena Eduardo, me alegro un montón. Felicidades a Monteros de Tradición por la montería.

Rafa dijo...

Enhorabuena amigo!! Por el gran marrano y por el precioso relato. Me alegro un montón de que fueses tu. Como dice J... te lo mereces.

Un abrazo.

Juand. dijo...

Enhora buena, me alegro que vallais entrando en calor con estos lances, seguro que te quitan el frio.
Saludos.

EL_LOCO! dijo...

Esa cara de la entrada lo dice todo.Te lo repito.¡Ole tus cojones!Me alegro sinceramente.Un abrazo.

LINARES dijo...

Ole tus HUEVOS, yo si que me alegro de ese buen marrano que matastes el Sabado, te lo merecias desde hace mucho tiempo y ha llegado.
Ojala no sea el ultimo y tires mas de uno asi.

Un abrazo y enhorabuena campeon.

Por cierto tu al tirar el marrano, no tendrias el visor al 5 como otros.

Anónimo dijo...

Eduardo despues de matar el marrano se te quito el frio, seguro que en ese momento te quedas en manga corta y no te enteras. Me alegro del cochino y lleva razon Poncho ese tiene sorpresa dentro.

ALBERTO VACAS

EDUARDO B. dijo...

Muchas gracias a todos, de todo corazón.
Muchas gracias a Monteros de Tradición, a Perico y a Poncho por el fenomenal trabajo que realizan.

tvilla dijo...

las jornadas de caza mayor son espectaculares, sobre todo si van acompañada del éxito, que no solo conlleva el dar con las piezas sino todo lo que le rodea que lo has contado bien

ANDRES dijo...

¡Queridos blogueros!

Cazaworld ha pensado en nosotros. Han recurrido a mí, para que de una manera u otra lleve hasta vosotros un proyecto pensado para nosotros, los blogueros. Se ha abierto un apartado (Grupo) de blogueros cinegéticos, en el que solo tendrán cabida, los escritores de blog, y el resto de personas que queramos meter dentro de él, como pueden ser los lectores asiduos de nuestro blog. Claro está, su entrada se consensuará.

En este grupo, tendremos la privacidad para tratar los temas que queramos, tanto de caza mayor como de menor, de legislación, y en definitiva, podremos realizar una especie de mesa redonda de continuo debate como la que tuvo lugar en Ibercaza, para los blogueros asistentes.

Para entrar en él, tenéis que haceros miembros de Cazaworld, y una vez dentro, pedir la petición al grupo "Blogueros cinegéticos".

Para cualquier duda, ruego o consulta: departamento.contenidos@cazaworld.com.
Muchas gracias.